• Javier Manrique Photography

      Cuando retrato no busco un maniquí al que modelar sino un sujeto con el que establecer una relación de confianza, al que hago sentir cómodo y del que obtengo una imagen íntima.

      Portafolio

      Un poco de información sobre los proyectos

      Entre Aquí y Allí

      Llegué a Inglaterra hace seis años, hace una década dejé la isla en la que nací; por medio, a modo de transición, Madrid. En Madrid me faltaba la vida familiar tal y como la entendía hasta entonces. A pesar de tener a mi hermano cerca y verlo a menudo, a pesar de que las llamadas telefónicas a la familia isleña eran casi diarias y de las visitas que recibía, no pude evitar sentirme lejos. Incluso la compañía de mi pareja, una isleña también, no ayudaba a calmar esta inquietud.

      Reconstruí mi vida social con un puñado de nuevos amigos y el concepto de amistad cambió. Ellos reemplazaron el vacío creado por haber abandonado mi entorno familiar. Cuando emigré a Inglaterra esto se hizo más patente porque la familia estaba aún más lejos, el contacto telefónico se redujo a lo semanal y las visitas cobraron un carácter anual.

      Algunos de los retratos muestran miembros de mi familia, la que dejé atrás hace ya algunos años en Tenerife – de donde provengo, - y es Allí donde éstos fueron tomados. Los otros fueron tomados Aquí, en Inglaterra y muestra gente que ha entrado en vida en los últimos años.

      Es Aquí donde un amigo se convierte casi en un hermano o en un padre. La nueva ‘familia’ tiene muchos hermanos y padres que a su vez han dejado atrás a sus familias. Uno se refugia en este nuevo entorno y en su estabilidad, se rodea de gente que vive Aquí permanentemente porque cuando uno de ellos se va, el hueco dejado es difícil de llenar.

      Algunos de ellos ya no están Aquí, han regresado a sus países de origen – de la misma manera que yo lo haré algún día. Por esta razón no les puedo culpar de que se alejen de mi vida ya que yo mismo desapareceré de la vida de los que se queden.

      La serie también muestra algunos conocidos porque aunque han estado poco tiempo a mi alrededor, me han proporcionado algo que no habría valorado si no hubiera estado Aquí.

      (Canterbury & Tenerife, 2005-2011)

      Desarraigo

      Muchos son los motivos por los que una persona se puede sentir desarraigada. Por ejemplo, por haber dejado atrás el entorno familiar como consecuencia de la emigración por razones económicas. Éste es, en parte, mi caso. Sin embargo, a pesar de la naturaleza catártica del proyecto, éste explora los sentimientos que el desarraigo ha generado en otras personas y se centra en esas emociones más que en las circunstancias que las han motivado.

      Con un enfoque minimalista en términos de su estética e inspirado por Edward Hopper y Vilhelm Hammershøi, he construido un lenguaje visual con el que intento transmitir al espectador las sensaciones de aislamiento, soledad, melancolía y distanciamiento asociadas al desarraigo.

      (Canterbury, 2011)

      No olvidarte

      Por supuesto que estaba contento y orgulloso cuando terminé la carrera de Bellas Artes. Sin embargo, esta sensación no duró mucho y empecé a sentirme vacío. Supongo que no hay nada de especial en ello, que tras haber perseguido esa meta durante tanto tiempo, lo más normal era sentir cierta euforia, de la misma manera que lo era que ésta desapareciese con el tiempo.

      Esta sensación hizo que me diera cuenta de que era el momento de volver a España, de afrontar nuevos proyectos, de afrontar nuevos objetivos, de continuar. Sin embargo, durante los seis años que viví en el extranjero, nunca sentí prisa por volver a mi patria y ahora no podía ser diferente. Quería quedarme lo suficiente para poder decir adiós a todos mis amigos y, también, porque necesitaba hacer este proyecto.

      ‘No olvidarte’ mapea las relaciones creadas durante estos años en el Reino Unido. Incluye miembros de la familia postiza, amigos y conocidos, tal como lo hizo antes ‘Entre Aquí y Allí’. Sin embargo, éste no es su objetivo. Este proyecto es un intento por mantener vivas esas relaciones a pesar del paso del tiempo. Es, así mismo, el traerme a esas personas conmigo, como si fuera posible que por haber tomado su retrato pudiera llenar el hueco dejado por su presencia física.

      Éste es un proyecto en el que, además, las emociones son importantes. La tristeza por dejar atrás a las personas retratadas se compensa con la alegría sentida por volver a casa. Este choque de emociones se refleja en las fotografías finales. Hay cierto distanciamiento, tal vez, incluso frialdad, en el proceso de selección, lo que me ha permitido ser más imparcial y no dejarme influenciar por los lazos afectivos.

      (Canterbury, 2011)

      Voluntarios

      La ciudad se mueve deprisa y nosotros dentro de ella. Caminamos como si llegáramos tarde a todos los lados, como si tuviéramos que vivir el hoy como si no fuera a haber un mañana. Corremos, nos estresamos porque el día no es lo suficientemente largo, así que le robamos horas al sueño. Vamos tan rápido que ni cedemos unos minutos a un músico callejero, por más que nos guste lo que esté tocando.

      Si no somos capaces de parar un instante y disfrutar de algo que nos agrada, si ni siquiera nos mimamos a nosotros mismos, ¿cómo vamos a pensar en los demás? No, no podemos, no tenemos tiempo para pensar en los otros, bastante tenemos con nuestra propia rutina ... ¿de verdad? No tenemos tiempo para nada, pero sí lo encontramos para sentarnos a ver la televisión, para pasar un rato jugando con la Playstation o para conectarnos al Facebook.

      Por suerte, hay gente que valora el tiempo sin que éste sea oro, personas que dejan de pensar en su tiempo libre como el espacio que llenar con el ocio de las masas. Esas personas buscan el bienestar ajeno como un medio de lograr la satisfacción personal.

      Los voluntarios ceden su tiempo, sus conocimientos y su entusiasmo para suplir las carencias que una sociedad egoísta y egocéntrica genera. No buscan el brillo de una moneda reluciente ni la tersura de un billete nuevo, a lo sumo, sonrecompensados con la mirada de agradecimiento de aquellos a quienes ayudan.

      Los voluntarios son capaces de preocuparse de aquellos fuera de sus microcosmos personales, sus familias y amigos, y no se han hecho inmunes a las imágenes con las que nos saturan los telediarios. Tienen la capacidad de reaccionar, de ser proactivos, de no esperar a que las cosas se arreglen o de que las solucionen otros. No son superhéroes, sólo aportan su granito de arena a una labor social. Muchos pocos hacen un mucho.

      En este proyecto se muestran voluntarios de la mayoría de las organizaciones de Candelaria (Candelaria Solidaria, Addanca, Cruz Roja, Protección Civil, Asociación de Mujeres de Candelaria y En Pié). 'Voluntarios' tiene dos razones de ser. La primera es ser una muestra de reconocimiento a la labor que hacen los voluntarios, no sólo los mostrados aquí, sino todos los que atienden sus compromisos en sus correspondientes asociaciones. La segunda, es mostrar a un colectivo del mismo ámbito geográfico que el público al que van dirigidas las imágenes, no con el fin de que los retratados, los voluntarios, sean reconocidos en las fotos; sino para que se produzca una reacción afín en el espectador ("si ellos pueden ayudar, yo también puedo").

      (Tenerife, 2013)

      VALIENTES

      VALIENTES es un proyecto fotográfico, una serie de retratos cuya temática es el miedo. En VALIENTES no hay poses ni expresiones fingidas, solo el reflejo de las emociones vividas durante las sesiones fotográficas. Ansiedad, aprehensión, estrés o angustia, por ejemplo, es lo que encontramos en este proyecto.

      Los retratados son gente corriente que tienen en común su valentía y que se han ganado justamente su calificativo por tres motivos. Primero, por enfrentarse a sus miedos, por sacarlos del trastero y desempolvarlos en lugar de mantenerlos ocultos, lo suficientemente lejos para que no sean molestos - es más cómodo intentar evitarlos que enfrentarnos a ellos. Segundo, por quitarles el atributo de privados y compartirlos conmigo, en algunas ocasiones, un completo desconocido. Tercero, por dejarse fotografiar mostrando fragilidad, por permitir ser reconocidos como vulnerables.

      VALIENTES tiene una estética íntima, producto de mostrar un aspecto privado de los retratados. Las sesiones fotográficas han sido individuales, sin testigos ni oyentes, nadie que pudiera romper (o evitar que se creara) la conexión entre el fotografiado y el fotógrafo. Éstas han sido duras y largas. No es lo mismo una sesión fotográfica en la que el objetivo de la misma es una imagen agradable que enseñar con orgullo a amigos y familiares,que otra cuyo propósito es tirar de lo más profundo de uno mismo. En la primera, no conviene que la sesión sea larga para que el sujeto no se canse de tener puesta su máscara, esa imagen de la que se es consciente y que es el objeto que se pretende transmitir - como dirían en inglés, la 'persona'. En el caso de las sesiones de VALIENTES, éstas tenían que ser lo suficientemente extensas para que, por un lado, el sujeto no pudiera aguantar más el peso de esa máscara, y por otro lado, para que le diera tiempo a sentir las emociones que la conversación iba provocando.

      Sé que el miedo es un tema delicado porque nos avergüenza sabernos dueños de un miedo. Culturalmente hemos aprendido que es humillante sentirlo, por más que el miedo es algo que traemos aprendido al nacer. Deberíamos ser capaces de mostrar con el mismo orgullo tanto nuestra mejor sonrisa como nuestra peor cara de horror. VALIENTES pretende normalizar la imagen del miedo, de aquí la importancia de hacerlo público, de encontrar un espacio expositivo en el que mostrar un conjunto de retratos impactantes que nos inviten a reflexionar.

      (Tenerife, 2014)


      Some Info here

      Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium, totam rem aperiam, eaque ipsa quae ab illo inventore veritatis et quasi architecto beatae vitae dicta sunt explicabo. Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt.

      Get social

      Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt.


      From Flickr
        Twitter updates
        Portfolio Categories